Alimentación Equilibrada para Perros

Alimentación equilibrada de los perros

La alimentación equilibrada del perro es esencial para mantener su estado de salud y proporcionarle bienestar.

Nuestras mascotas dependen de nosotros para su alimentación. Esto hace que debamos estar informados adecuadamente para suministrar a nuestro perro los nutrientes que necesita.

Gracias a la ciencia conocemos las necesidades nutricionales, los procesos digestivos y los mecanismos del metabolismo de los perros.
En cada etapa de la vida de nuestra mascota hay necesidades específicas que atender. En general, los alimentos para perros están formulados para atender todas estas necesidades.

Una alimentación equilibrada, dependiendo de su etapa vital, debe suministrar a nuestro perro: agua, energía, proteínas, grasas, hidratos de carbono, vitaminas y minerales.

La energía se obtiene a partir de los hidratos de carbono, las grasas y las proteínas.

Las grasas, o lípidos, aportan ácidos grasos esenciales para el funcionamiento del organismo.

Las prote√≠nas son la fuente de amino√°cidos. √Čstos son vitales para la formaci√≥n de tejidos y de sustancias que regulan el metabolismo de las c√©lulas.

Las vitaminas y los minerales son importantes para la regulación del metabolismo.

La energía

Uno de los objetivos de la alimentación es suministrar al organismo la energía necesaria para su funcionamiento.

Todos los alimentos contienen energía química, en mayor o menor cantidad. Dependiendo de la energía que contenga un determinado alimento, el perro tendría que comer más o menos cantidad para cubrir sus necesidades energéticas.

Las necesidades energéticas de nuestras mascotas dependen de:

  • La superficie corporal. En proporci√≥n, los perros peque√Īos tienen una mayor superficie corporal que los de tama√Īos superiores.
  • La actividad desarrollada por nuestra mascota.
  • La temperatura ambiental en la que se mueve nuestro perro.

Una alimentación equilibrada debe suministrar a nuestro perro la cantidad de energía suficiente para poder vivir. Si le suministráramos más energía de la necesaria, nuestro perro alcanzaría, por ejemplo, la obesidad; si le diéramos menos energía, su peso se reduciría y su salud se resentiría.

Los Hidratos de Carbono

Estos nutrientes tambi√©n son conocidos con el nombre gen√©rico de az√ļcares. Desde el punto de vista de la digesti√≥n de estas sustancias, podemos encontrar tipos como:

  • Absorbibles. Los que traspasan directamente las paredes celulares.
  • Digeribles. Los que deben ser procesados por el organismo para obtener unidades m√°s peque√Īas que puedan atravesar las membranas celulares.
  • Fermentables. Los que son procesados por microorganismos para obtener otros productos.
  • No fermentables. Aquellos que recorren todo el proceso digestivo sin apenas sufrir variaciones. Forman parte de la fibra.

Entre las funciones de los hidratos de carbono están: aportar energía a las células del organismo (glucosa); utilizar su estructura para la formación de otras moléculas importantes y, en el caso de los no fermentables, facilitar el tránsito por el tracto gastrointestinal.

Los perros tienen una limitada capacidad para almacenar hidratos de carbono, en forma de glucógeno, en el hígado. Lo normal es almacenarlos mediante su transformación en grasa. Si la aportación de hidratos de carbono, en la dieta, es superior a las necesidades de nuestra mascota, aumentaría su cantidad de grasa almacenada y podría generar la obesidad.

Los Lípidos

Este grupo de sustancias está integrado por las grasas y aceites contenidos en la dieta. Las funciones de estas sustancias son: proporcionar energía, formación de estructuras en células y tejidos, y facilitar los procesos digestivos y metabólicos.

Los animales necesitan dos formas de √°cidos grasos esenciales: los omega-6 y los omega-3. Los primeros se encuentran en aceites vegetales y en las grasas de pollo y cerdo. Los omega-3 los encontramos en aceites de pescado.

Las Proteínas

Las prote√≠nas son macromol√©culas formadas por la uni√≥n de los amino√°cidos. Son sustancias importantes para las reacciones metab√≥licas. Adem√°s, forman parte de las estructuras de: el pelo, las u√Īas, tendones, ligamentos, cart√≠lagos y m√ļsculos. Tambi√©n est√°n presentes en las hormonas, en la hemoglobina de la sangre y en el sistema inmunitario.

La digestión de las proteínas libera los aminoácidos que las componen. Entre los aminoácidos hay dos grupos: los no esenciales, el perro los produce en cantidad suficiente; y los esenciales, el perro los produce, pero no en cantidad suficiente y necesitan estar presentes en su alimentación.

Los aminoácidos esenciales se encuentran en proteínas muy digestibles y de calidad. Las proteínas de baja calidad, además de ser poco digestibles, carecen de alguno de los aminoácidos esenciales. Las proteínas de origen vegetal carecen de algunos de los aminoácidos esenciales.

El exceso de aminoácidos es utilizado para obtener energía, para transformarse en glucógeno o en grasas para ser almacenados. Por el contrario, una dieta pobre en proteínas hace a nuestro perro más vulnerable a los estados patológicos.

Vitaminas

Son sustancias vitales en cantidades muy peque√Īas. Su presencia es necesaria para las reacciones qu√≠micas que se realizan en las c√©lulas. El organismo no las puede sintetizar y deben ser suministradas con los alimentos; con la excepci√≥n de la vitamina C que puede ser sintetizada por el perro.

Tanto la carencia o el exceso de las vitaminas A y D producen problemas óseos o reproductivos. La carencia de las vitaminas B, E y K produce diferentes patologías.

Las fuentes más importantes de vitaminas son: el huevo, la leche, aceites de pescados, ciertos pescados, hígado y semillas vegetales.

Minerales

Con el nombre ‚Äúminerales‚ÄĚ nos referimos a elementos inorg√°nicos vitales para el organismo. Seg√ļn la cantidad presente en cada organismo, se pueden distinguir dos grupos:

  • Macroelementos. Est√°n presentes en el organismo en gran cantidad (Calcio, f√≥sforo, magnesio, azufre, sodio, potasio y cloro.
  • Oligoelementos. Est√°n presentes en cantidades muy peque√Īas. En este grupo hay una amplia variedad de elementos.

La carencia de alguno de los oligoelementos puede producir diferentes patologías en los perros.

Alimentación equilibrada

Así pues, dada la importancia de todas estas sustancias para la salud de nuestro perro, debemos seguir un plan de alimentación equilibrada que cubra sus necesidades. Cuando nuestra mascota dispone de un alimento equilibrado, que le aporta todas estas sustancias, su bienestar estará asegurado.

En relaci√≥n al equilibrio nutricional, la industria de alimentos para perros, por lo general, produce comida equilibrada y nos facilita indicaciones para una dosificaci√≥n adecuada para cada edad y tama√Īo.

En el caso de la comida preparada en casa, aunque preparemos la comida para nuestras mascotas con los mejores ingredientes, se pueden producir desequilibrios que tendrían consecuencias en la salud de nuestro perro. Siempre que preparemos nosotros la comida para el perro, deberemos hacerlo siguiendo las indicaciones de los profesionales veterinarios.

Deja un comentario