Qué “trucos” contienen las etiquetas de comida para perros

El etiquetado de los alimentos para perros tiene más trucos que “una caja de magia borrás”.
En este post trataremos de descubrir esos trucos y proponer algunos criterios que nos ayuden a seleccionar el mejor alimento para nuestros perros.
También veremos que elegir la comida para el perro teniendo en cuenta solo el precio, tal vez, no es la mejor pauta a seguir.

Claridad de la etiqueta

Como los productores más comunes de alimentos para perros comercializan sus productos en la Unión Europea, algunos incluyen la etiqueta en todos los idiomas, con lo que el tamaño de la letra queda reducido a la mínima expresión. Así pues, para leer la etiqueta, necesitamos una lupa.

Orden de los ingredientes

En la etiqueta de los alimentos para perros, los ingredientes deben aparecer en ordn descendente de peso antes del procesado.

Comparemos tres ejemplos reales de comida para perros presentes en el mercado:

  • Ejemplo A. Pienso Seco. Adultos. Razas Medianas y Grandes.
    Cereales (mín. 30%), carnes y subproductos animales (mín. 6% pollo), subproductos de origen vegetal (mín. 2% pulpa de remolacha), aceites y grasas (mín. 2% grasa avícola), extractos de proteínas vegetales, sustancias minerales, levaduras.
  • Ejemplo B. Pienso Seco. Adultos. Razas Medianas.
    Carne de pollo deshidratada (26%), arroz (20%), maíz, grasa de pollo, harina de maíz, gluten de maíz, carne de cordero deshidratado, aceite de salmón, aceite de linaza, extracto de Yuca, extracto de romero y mezcla de cítricos (gran poder conservante), mezcla de aceites vegetales ricos en alfa tocoferoles (gran poder antioxidante), cloruro potásico, cloruro de sodio.
  • Ejemplo C. Pienso Seco. Adultos. Razas Medianas y Grandes.
    Pollo (18%), maíz (12%), trigo integral (12%), proteínas deshidratadas de ave, arroz (10%), proteína de maíz, grasa animal, cebada integral, harina de maíz, proteínas animales hidrolizadas, proteínas deshidratadas de buey, pulpa de remolacha, aceite de pescado, cloruro potásico, sal.

El ingrediente principal en el caso A son los cereales sin especificar cuáles. En el caso B, es la carne de pollo deshidratada. En el caso C, es pollo.

¿Qué diferencia hay entre “pollo deshidratado” y “pollo”?

El pollo fresco

El “pollo”, tal cual, es un producto fresco con un grado de humedad de un 66%[1]. Ahora bien, en la producción de pienso para perros, el conjunto de los ingredientes es sometido a un proceso de desecado que reduce la humedad hasta, un máximo, del 14%

En el ejemplo C, de cada 100 gramos de ingredientes, 18 gramos son de “pollo” de los cuales, 11 gramos son agua. Una vez sometido a desecación, los 18 gramos de “pollo” se transforman en cerca de 10 gramos de pollo deshidratado.

El pollo deshidratado

En el ejemplo B, el ingrediente es “pollo deshidratado”. Así pues, de cada 100 gramos de ingredientes, 26 gramos son de “pollo deshidratado”. Una vez sometido a desecación, como ya está deshidratado, tendremos 26 gramos de pollo.

Según parece, hay más pollo en el caso B que en el caso C y muchísimo más que en el caso A.

Proteínas deshidratadas

Ahora bien, el pienso C añade otros tipos de proteínas: proteínas deshidratadas de ave (en un 11%) y proteínas animales hidrolizadas y proteínas deshidratadas de buey en proporciones no especificadas, pero muy por debajo del 10%. Mientras que el pienso B añade carne de cordero deshidratado en proporción no especificada, pero inferior al 10%.

Así pues, se puede estimar que las cantidades de proteína bruta de origen animal, en cada caso, serian:

  • Pienso A. Suponemos que el % de carne y subproducto animal es del 20%.
  • Pienso B. Pollo 26% y Cordero 10%. En total, 36%.
  • Pienso C. Pollo 10%, Proteínas Pollo 11%, Proteína hidrolizada 3% y Proteína Buey 2%. En total, 26%.

Suponiendo que en cada 100 g de carne hay 20 g de proteínas. En cada gramo de proteínas animales añadidas hay un gramo de proteínas. Con lo que la presencia de proteína bruta de procedencia animal, en cada caso, seria:

  • Pienso A. 4% de proteínas procedentes de la carne.
  • Pienso B. 7% de proteínas procedentes de la carne.
  • Pienso C. 18% de proteínas procedentes de la carne.

¿Qué significa “Carnes y subproductos animales”?

El pienso A indica que su segundo ingrediente son “carnes y subproductos animales (mín. 6% pollo)”. ¿Qué significa esto?

Los subproductos animales son los desechos propios de los animales que se producen en los mataderos (tendones, pieles, plumas, huesos, cabezas, …) que son productos de baja digestibilidad. Según lo indicado, sabemos que el 6% de ellos proceden del pollo.

Al indicar genéricamente “carnes”, nos indica que no son animales concretos, sino que serían los restos más baratos que ofrezcan los mataderos.

Suposiciones engañosas

En cualquier lugar del recipiente nos puede indicar que el pienso puede (¿?) contener, por ejemplo, “pollo”. Según cómo lo indique, la cosa cambia. Si señala:

  • Con sabor a pollo“. Realmente nos está indicando que no tiene pollo, sino sabor a “pollo” mediante saborizantes.
  • Con pollo“. Significa que tiene, como mínimo, un 4% de pollo y, como máximo, un 14%. Ahora bien, el origen puede ser el subproducto del pollo, desechos de pollo.
  • Rico en pollo“. Con esto nos dicen que tiene entre el 14% y el 26% de pollo. Una vez más tenemos que estar atentos al origen de ese “pollo” y fijarnos si son subproductos.
  • Pollo” (a secas). Esto nos indica que tiene más del 26% de pollo.

¿Qué pasa con los cereales?

La composición del pienso A nos indica que el ingrediente principal son “cereales”. Como mínimo contiene un 30%. Ahora bien ¿qué cereales? Cuando la indicación es genérica, como en este caso, quiere decir que usan los más baratos que ofrece el mercado en un momento dado, con lo que el tipo de cereal varía de un lote a otro.

Cuando los cereales en su conjunto aparecen en primera posición, la calidad del pienso es inferior. Para evitar dar esta impresión de inferioridad, los piensos B y C, aplican el truco de dividir la presencia de uno de los ingredientes en diferentes subproductos del mismo (marcados, más arriba, en rojo), de modo que, en términos absolutos no se sitúe en el primer puesto de la lista.

Según esto, en el pienso B, si sumamos el conjunto de cereales, con toda seguridad, el primer ingrediente son los cereales, al igual que ocurre en el pienso C. A este respecto, el pienso B tendría una mejor calidad de cereales por contener arroz en una alta proporción en relación al resto de cereales.

En relación a los cereales, el maíz y el trigo son considerados de calidad inferior.

Las “grasas” marcan las fronteras

En la lista de ingredientes de la comida para perros, la posición relativa en la que se encuentran las grasas es importante porque indicaría el último ingrediente importante. Es decir, los ingredientes situados antes de las grasas serían los ingredientes importantes y los que siguen a las grasas no son tan importantes y corresponderían a los aditivos, añadidos en proporciones bajas.

Ingredientes principales

Prestando atención a la “frontera” de las grasas y aceites, en nuestros tres ejemplos encontraríamos que los ingredientes principales son:

  • Pienso A. Cereales (mín. 30%), carnes y subproductos animales (mín. 6% pollo), subproductos de origen vegetal (mín. 2% pulpa de remolacha), aceites y grasas (mín. 2% grasa avícola).
  • Pienso B. Carne de pollo deshidratada (26%), arroz (20%), maíz, grasa de pollo.
  • Pienso C. Pollo (18%), maíz (12%), trigo integral (12%), proteínas deshidratadas de ave, arroz (10%), proteína de maíz, grasa animal.

Ingredientes “menores”

Los ingredientes que constan tras las grasas y aceites, en cada caso son:

  • Pienso A. Extractos de proteínas vegetales, sustancias minerales, levaduras.
  • Pienso B. Harina de maíz, gluten de maíz, carne de cordero deshidratado, aceite de salmón, aceite de linaza, extracto de Yuca, extracto de romero y mezcla de cítricos (gran poder conservante), mezcla de aceites vegetales ricos en alfa tocoferoles (gran poder antioxidante), cloruro potásico, cloruro de sodio.
  • Pienso C. Cebada integral, harina de maíz, proteínas animales hidrolizadas, proteínas deshidratadas de buey, pulpa de remolacha, aceite de pescado, cloruro potásico, sal.

Siguiendo este criterio, debemos prestar mayor atención a los ingredientes listados hasta las grasas. El resto, son ingredientes no tan importantes.

¿Qué son los componentes analíticos?

Todos los ingredientes incluidos en la receta de los alimentos están compuestos por sustancias más sencillas. Estas sustancias más sencillas son: proteínas, grasas, hidratos de carbono, fibra, cenizas o materia inorgánica, calcio, sodio, fósforo,…

En las etiquetas de los piensos que estamos analizando, la proporción de los componentes analíticos es:

  • Pienso A. Proteínas brutas: 25%; Grasas brutas: 12%; Fibra bruta: 2,5%; Cenizas: 9%
  • Pienso B. Proteínas brutas: 26%; Grasas brutas: 16%; Fibra bruta: 2,5%; Cenizas: 7%
  • Pienso C. Proteínas brutas: 26%; Grasas brutas: 17%; Fibra bruta: 2,5%; Cenizas: 6,2%

Por lo general, en este aspecto, la mayoría de los piensos para perros tienen proporciones, más o menos, similares.

En el listado, los componentes analíticos se indican en cantidades brutas. De estas cantidades, una parte será utilizada (asimilada) por nuestro perro y la otra será expulsada al exterior en las heces.

Los análisis no pueden revelar qué cantidad de componente es la parte asimilada, ahora bien, dependiendo de la calidad de los ingredientes, la cantidad de componente asimilable es mayor.

Comparemos la dosificación

Dosis diaria

Supongamos que tenemos un perro adulto, de tamaño medio de 20 kg de peso estándar. La dosis diaria recomendada por cada fabricante es:

  • Pienso A. Dosis diaria: 300 gramos/día.
  • Pienso B. Dosis diaria: 275 gramos/día.
  • Pienso C. Dosis diaria: 250 gramos/día.

Fijándonos en las dosis diarias, vemos que el pienso C aporta las necesidades nutricionales estándar con menor cantidad de comida. Esto podría significar que sus ingredientes tienen mayor digestibilidad que los otros dos.

Duración del saco de pienso y coste diario

Podríamos averiguar la duración del envase de pienso dividiendo el peso neto del envase de alimento entre la dosis diaria y conoceríamos la duración aproximada del envase en días. Si ahora dividimos el precio del envase entre el número de días, conoceríamos el coste de cada dosis diaria.

  • Pienso A. Peso neto: 20 kg; Precio saco: 18€ (aprox.); 67 dosis diarias; Coste dosis: 0,27€/día.
  • Pienso B. Peso neto: 15 kg; Precio saco: 43€ (oferta); 55 dosis diarias; Coste dosis: 0,78€/día.
  • Pienso C. Peso neto: 18 kg; Precio saco: 50€             ; 72 dosis diarias; Coste dosis: 0,69€/día.

Si bien el pienso A es el más económico en todos los aspectos, ya hemos visto que la calidad de sus ingredientes es, más bien, baja.

Si comparamos los piensos B y C, aunque el precio del kilogramo (€/kg) en ambos casos es casi el mismo, el coste de la dosis diaria es menor en el pienso C que en el B.

Así pues, la información contenida en la etiqueta de la comida para perros, no es tan accesible como cabría esperar. Ahora bien, debemos ser cautos si utilizamos piensos de baja calidad, tal vez lo que ahorremos en pienso, lo gastaremos en medicinas.

[1] USDA (2007) Información sobre Inocuidad de Alimentos: Contenido de Agua en Carnes y Aves. Washington. https://www.fsis.usda.gov/wps/wcm/connect/0d924688-b15d-490e-87ba-fad5b9d87727/Water_in_Meat___Poultry_SP.pdf?MOD=AJPERES (Consultado 1/11/2018)

Deja un comentario